Verde, verde, come verde

verdes
Hemos oído muchas teorías de lo que significa comer sano a lo largo de los años, pero la que siempre persiste es la de comer muchas verduras. La principal razón para ingerir verduras es porque nuestro cuerpo tiene un nivel de PH que se debe de mantener siempre estable. Cuando ingerimos un alimento ácido, el cuerpo intenta con mucho esfuerzo hacerlo alcalino. El exceso de acidez puede causar una deficiencia en el sistema inmunológico y eventualmente  puede causar que nos sintamos cansados, con dolor de cabeza o inflamados.

Hay ciertos alimentos que son alcalinos y pueden ayudar al cuerpo a que el trabajo digestivo le sea más leve. Entre ellos están todas las verduras verdes como la acelga, espinaca, rucula, berro y lechuga, todas ellas tienen enormes cantidades de vitaminas y minerales. Es importante comerlas diario y como mínimo 2 porciones al día. Hay ciertas verduras que es mejor comerlas crudas ya que así mantienen todos sus minerales cuando las ingerimos. Si se quieren comer calientes es mejor no cocinarlas a temperaturas muy altas y por mucho tiempo. Lo importante es no re cocinarlas.

Otro aspecto importante de los verdes es su color distintivo, el cual indica que contiene clorofila. Esta sustancia tiene muchos beneficios, entre ellos posee una acción antioxidante, disminuye el colesterol, alivia el estreñimiento y protege contra algunas toxinas.

Se ha comprobado que la principal razón para que la células se vuelvan “locas” (la definición más breve del cáncer) es la excesiva acidez en grados mayores. Por eso, las dietas que se muestran eficaces para el tratamiento del cáncer tienen como característica principal alimentos que ceden álcalis al organismo, así que a comer verde, verde para llenarnos de energía y purificar nuestro organismo.

Comer verdes no es tan aburrido como parece, hay diferentes recetas de jugos verdes y ensaladas ricas y divertidas que podemos incluir en nuestra alimentación diaria para mejorar nuestra calidad de vida.

A continuación les comparto la rica receta de un smoothie verde.

Ingredientes

1 plátano congelado

1 taza de leche de almendra

1 cucharada de mantequilla de maní

3 tazas de espinaca baby

Vierte todos los ingredientes a la licuadora con un poco de hielos y enciéndela. Listo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *